Cuentos (John Cheever)

Caratula Cuentos Cheever

Diecinueve días he tardado en leer la reedición de los “Cuentos” de John Cheever que ha publicado Literatura Random House este año. Es un tocho, la verdad. Llegué a los cuentos desde los “Diarios” del mismo autor, también recientemente reeditados (en ambos casos comentados, revisitados, explicados por Rodrigo Fresán). Otro tocho considerable. Digo lo de tocho sólo porque se trata de libros de más de seiscientas páginas, no en tono despectivo, al contrario, los “Cuentos” (y también los “Diarios”) me engancharon desde la primera línea.

El mundo de Cheever se construye en torno al típico matrimonio américano que vive en los barrios residenciales de las grandes ciudades norteamericanas. El marido coge el tren cada mañana para ir a trabajar y la mujer se queda haciendo tartas, recogiendo firmas para alguna obra benéfica o cosas por el estilo. Este es el escenario donde el autor saca a la luz toda la mierda que hay debajo de toda la construcción. Las infidelidades, el alcoholismo, los problemas familiares, la envidia, la obsesión por guardar las apariencias. No esperéis tramas impactantes, se trata de historias cotidianas; lo que te atrapa es la contradicción entre la imagen que la sociedad americana quiere dar al mundo, y lo que realmente hay debajo. Que por otro lado es lo que hay en todos los sitios, en todos los paises, y en todas las familias.

En este escenario, las historias se nos cuentan adornadas con preciosistas descripciones del paisaje, de la naturaleza, de los aromas y de los sabores. Una brisa, un lago, un gesto delicado sirven a los habitantes de los mundos de Cheever para evocar las situaciones que te introducen en la trama, embriagando al lector; lo que pasa es que cuando nos encontramos en ese estado de lirismo y admiración, drogados por la brisa que se eleva por la ladera de alguna montaña cercana, cuando tenemos el bello de punta ante el aroma de los nenúfares y la belleza impresionista del otoño en Bullet Park o en Shady HIll, un marido se emborracha y deja en ridículo a su esposa, que aguanta estoicamente con la tarta de manzana en la mano, o el protagonista le asesta un golpe casi mortal en la cabeza a su hermano, al que no soporta. Te quedas en shock, claro.

En esos paisajes idílicos, llenos de sensaciones evocadoras, la sociedad descrita por foto john cheeverCheever se resquebraja. Y la cuña que sirve para romper todo en mil pedazos es sin duda el alcohol. El propio Cheever, como se lee en sus “Diarios” era un alcoholico redomado, un borrachuzo, aunque educado y culto, por lo que no es extraño que lo sean la mayoría de sus personajes. La ginebra, junto a los paisajes y al matrimonio americano, sería el tercer pilar en el que se sostiene el mundo de John Cheever, que se paraliza a las seis de la tarde, la “hora de beber” de cualquier familia américana de clase media-alta que se precie.

“Lawrence seguía aún de rodillas. Miré en todas direcciones. Nadie nos había visto. La playa desnuda, como un terreno lunar, se extendía hasta tornarse invisible. La rompiente de una ola, en rapídisima carrera, llegó hasta donde él permanecía arrollidado. Me hubiese gustado acabar con él, pero para entonces yo ya había empezado a actuar como dos personas: el asesino y el samaritano”. Fragmento de “Adiós, hermano mío”.

En suma, una lectura muy recomendable, especialmente los cuentos “El nadador”, “El marido rural”, “Adiós, hermano mío” y “Marito in cittá”. Yo lo he descubierto recientemente y ahora soy fan. El libro me ha ocupado la mitad del mes de agosto, aunque he de reconocer que los últimos relatos —a excepción de “El nadador”, que me parece una obra maestra— se me han hecho un poco largos y repetitivos. Tere, incluso, me aconsejó que lo dejara sin terminar, tras oirme resoplar un par de veces. Pero pensé en los 26,90 euros que había pagado, me armé de coraje, y lo terminé.

Eso sí, haceros con una muñequera si pensáis leer los “Cuentos”, los “Diarios” y “Las Cartas”. Yo no lo hice y ahora no puedo ni batir un huevo.

Si queréis leer más sobre John Cheever, aparte de lo que figura en wikipedia, os recomiendo el siguiente artículo: “Tienes que leer a John Cheever, me dijo”.

Félix

Anuncios

3 comentarios sobre “Cuentos (John Cheever)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s